El trabajo y el embarazo

Ley sobre el trabajo nocturno durante el embarazo

Obligaciones de la empresaSu empresa debe realizar una evaluación de los riesgos de su trabajo. En algunos casos, hay riesgos que son imposibles de evitar en el trabajo. En algunos casos, hay riesgos que son imposibles de evitar en el trabajo. Si este es el caso, tu empleador debe ajustar tus condiciones o tu horario de trabajo. Si no es posible, debe proporcionarle un trabajo alternativo. Si su empresa no puede encontrar un trabajo adecuado para usted, debe concederle un permiso por motivos de salud y seguridad.Horas de trabajoNo se recomienda trabajar más de 40 horas a la semana, especialmente en el tercer trimestre.Turnos de nocheNo hay pruebas de que trabajar en turnos de noche sea perjudicial para las mujeres embarazadas. Pero si crees que no lo llevas bien, habla con tu médico de cabecera o con tu obstetra. Si tu médico de cabecera o tu obstetra te dan un certificado médico diciendo que el trabajo nocturno puede ser perjudicial para tu salud, tu empresa debe encontrarte un trabajo diurno.Si esto no es posible, tu empresa debe concederte un permiso de trabajo, incluido el de seguridad y salud, o prolongar tu permiso de maternidad.Tiempo libreTienes derecho a ausentarte del trabajo de forma remunerada para asistir a las citas prenatales y a algunas clases prenatales.Los padres también pueden tomar tiempo libre remunerado para asistir a las 2 últimas clases del conjunto de clases prenatales.

Trabajar en un hospital durante el embarazo

Durante el embarazo puede ausentarse del trabajo para acudir a las citas prenatales que le recomiende su médico, enfermera o matrona. Esto puede incluir clases de crianza o de relajación, así como citas médicas.

En raras ocasiones, tu empresa puede negarse a dejarte ir a una cita, pero tiene que ser razonable. No suele ser razonable que cuestione el consejo médico que te ha dado un médico, una enfermera o una comadrona.

Hay medidas que puedes tomar si tu empresa no te da tiempo libre remunerado para acudir a las citas prenatales. Es probable que hayas sufrido discriminación por maternidad si tu empresa no es razonable.

Puedes pedir tiempo libre remunerado para acudir a las citas en tu horario de trabajo habitual. Este horario lo fija tu contratante, no tu agencia. Puedes acudir a una cita en cualquier momento en el que hubieras estado trabajando si no hubieras tenido la cita.

Una vez que hayas comunicado por escrito a tu empleador que estás embarazada, éste tiene que comprobar que tu puesto de trabajo no entraña ningún riesgo para tu salud y seguridad o la de tu bebé. Esto se llama «evaluación de riesgos». Tienen que informarte de todo lo que encuentren, como por ejemplo

Restricciones del embarazo para el trabajo

A menos que su médico le diga que no es seguro, es posible trabajar mientras está embarazada. Pero tanto tú como tu empresa tendréis que hacer algunos ajustes. Aquí tienes algunos consejos para gestionar tu trabajo y tu carrera en estos momentos.

En Australia, la ley te protege contra la discriminación durante el embarazo. Eso significa que no puedes ser tratada injustamente por estar embarazada, por ejemplo, si te despiden, te dan menos horas o no te dan un ascenso.

El embarazo no se considera una enfermedad ni una lesión. Si te pones enferma o te lesionas a causa de tu embarazo, sigues teniendo los derechos habituales de baja por enfermedad. También tiene derecho a ausentarse para acudir a las citas relacionadas con su embarazo.

Todas las empleadas embarazadas, incluidas las eventuales, tienen derecho a ser trasladadas a un puesto de trabajo seguro si no es seguro que realicen su trabajo habitual mientras están embarazadas. Tienen derecho a recibir el mismo salario y horario que en su trabajo habitual. Si no hay un puesto de trabajo seguro, puede tener derecho a un permiso de trabajo no seguro. Es posible que tenga que presentar un certificado de su médico en el que se indique si es apta o no para realizar su trabajo.

Leyes sobre el trabajo durante el embarazo

Enhorabuena por su embarazo. Si trabajas, quizá te preguntes si puedes seguir trabajando durante el embarazo. Muchas mujeres lo hacen sin problemas. El embarazo provoca muchos cambios en tu cuerpo y tu capacidad para seguir trabajando depende de tu salud general, de la salud del feto y del tipo de trabajo que realices. Muchos trabajos son seguros durante el embarazo. Otros trabajos pueden ser aceptables al principio del embarazo. Pero más adelante en el embarazo, puede ser necesario cambiar o dejar de hacer algunas tareas. A veces es necesario cambiar el horario o las horas de trabajo. Si sigues trabajando, el objetivo es estar segura y cómoda.

La mayoría de los trabajos de oficina y con ordenador son seguros durante el embarazo. Pero debido a la acumulación de líquidos durante el embarazo, algunas mujeres desarrollan el síndrome del túnel carpiano. Esto puede dificultar el trabajo con el teclado. A medida que tu cuerpo y tu postura cambian, la tensión en la espalda, el cuello y los hombros también puede convertirse en un problema si estás sentada todo el día. Si estás embarazada y trabajas en un escritorio o con un ordenador, estos consejos pueden ayudarte: