Fallecidos en valencia

La muerte del circuito urbano de Valencia – Abandonado por la F1

Juan Gil-Albert nació el 1 de abril de 1904 en Alcoy, Alicante, España. Es conocido por El congreso Internacional de los escritores en defensa de la Cultura (1937). Murió el 4 de julio de 1994 en Valencia, España.

Jacinto Quincoces nació el 17 de julio de 1905 en Barakaldo, Vizcaya, País Vasco, España. Fue un actor, conocido por Saeta rubia (1956), El camino del amor (1943) y Tierra sedienta (1945). Murió en 1997 en Valencia, Comunidad Valenciana, España.

Andreu Alfaro nació el 5 de agosto de 1929 en Valencia, Comunidad Valenciana, España. Es conocido por su trabajo en Identitats (1984), (S)avis (2008) y Catalans (1984). Murió el 13 de diciembre de 2012 en Valencia.

Bert Trautmann nació el 22 de octubre de 1923 en Bremen, Alemania. Es conocido por Fiebre de copa (1965), Esta es tu vida (1955) y Pateando y gritando (1995). Estuvo casado con Marlis, Ursula Van der Heyde y Margaret Friar. Murió el 19 de julio de 2013 en La Llosa, Valencia, España.

Continúa la investigación por la muerte de un bebé de un mes en Valencia

Max Cámara se siente mal. Han aparecido ominosas grietas en las paredes de su piso; el cadáver de un conocido cocinero de paellas ha aparecido en la playa; hay disputas y amenazas sobre las clínicas abortistas en previsión de la visita del Papa a Valencia; y los funcionarios del Ayuntamiento están decididos a demoler El Cabanyal, el colorido barrio de pescadores del paseo marítimo de Valencia. A medida que Cámara desenreda estos hilos, tropieza con una red de corrupción y violencia, descubriendo profundas animosidades y secretos ocultos, y obligándole a cuestionar sus propias dudas y deseos.

Esta es la segunda novela de la oscura e ingeniosa serie de Webster, tras su ampliamente elogiado debut, O el toro te mata. La trama es rápida y retorcida, la ambientación vívida y la atmósfera poderosamente auténtica. Protagonizada por el resuelto Cámara, con su afición al flamenco y al brandy, y su ocasional subidón, Una muerte en Valencia se adentra en cuestiones que despiertan pasiones desordenadas y dividen al pueblo español en la actualidad.

«Jason Webster ha hecho suya Valencia… Esta es la segunda salida del inspector jefe Max Camara, y su colorida personalidad está a la altura del vibrante pero a menudo problemático hogar de la paella que tiene que mantener a salvo». – The Daily Mirror (Reino Unido)

La obra de teatro del Valencia College examina las consecuencias de la muerte de Trayvon

El cuerpo de un querido chef es encontrado en las tranquilas aguas del Mediterráneo frente a Valencia, España. El chef, Pep Roures, era famoso por sus deliciosas paellas y el inspector jefe Max Cámara las conocía bien. Cámara y sus colaboradores de la Policia Nacional investigan, pero a medida que Cámara va descifrando quién asesinó a Roures, su propia vida privada se complica. El viejo edificio de viviendas en el que vive solo se derrumba y una madre y un hijo a los que conocía son asesinados. Además, Cámara empieza a desentrañar la profunda corrupción política del gobierno local. Valencia está cambiando de forma preocupante y Cámara empieza a pensar que puede no recuperarse. Cada vez está más abatido y se cuestiona su propio propósito.

Esta es la segunda novela del estadounidense Jason Webster que presenta al malhumorado pero atractivo Cámara (la primera fue O los toros te matan, de 2011), y su escasa prosa evoca con brillantez una ciudad en cambio. El autor siempre se centra en los detalles adecuados: Sus descripciones del restaurante de Roures y del barrio obrero de El Cabanyal, que se está aburguesando rápidamente y en el que transcurre gran parte del libro, están bellamente tratadas y son vibrantes. La Valencia de Webster parece auténtica y vivida, y está escrita a partir de una cuidadosa observación.

Muerte en Valencia – Los diferentes cuerpos policiales españoles

Se recuperaron del Registro Civil de Valencia, España, los certificados de 1.454 muertes ocurridas durante 11 meses. Se recopiló sistemáticamente la información médica pertinente a partir de los registros hospitalarios, los cuestionarios y los informes del forense. Se comparó la causa de muerte subyacente (UCD) del certificado de defunción original y una causa de muerte de referencia (RCD) determinada por un panel de expertos basándose en toda la información disponible. En general, el 80,2% de los certificados coincidían en cuanto a la categoría de la enfermedad, pero había una gran disparidad entre algunas categorías de enfermedades específicas.