Dar a luz en hospital publico o privado

Coste del parto en un hospital privado

Los costes médicos del embarazo en Australia aumentan constantemente y la falta de transparencia en cuanto a las tarifas de maternidad puede suponer una importante presión financiera para los futuros padres, tanto durante el embarazo como después del nacimiento de su hijo.

Un equipo de destacados obstetras de Brisbane ha reconocido que los elevados costes médicos del embarazo asociados a la obstetricia privada pueden ponerla fuera del alcance de algunas familias, por lo que han introducido una opción más asequible, Jelly Bean Maternity.

Diseñada para futuros padres con seguro médico privado que desean reducir sus gastos de bolsillo sin dejar de recibir la atención especializada de un obstetra especializado, Jelly Bean Maternity ofrece atención privada del embarazo y el parto en el Hospital Privado Greenslopes por sólo 1.200 dólares^ (un ahorro de más del 75% en gastos de bolsillo).

Cada año, más del 74% de las madres deciden dar a luz en hospitales públicos de Australia. Tener a tu bebé a través del sistema público reduce significativamente tus gastos de bolsillo, ya que gran parte de los costes médicos del embarazo (como las revisiones periódicas con las comadronas y el propio parto) están subvencionados por Medicare. Entre los gastos en los que puede incurrir se incluyen algunas exploraciones especializadas o pruebas de patología, aunque generalmente se ofrecen descuentos para ayudar a compensar una parte de los mismos.

Coste de los nacimientos en los hospitales públicos

La atención a la maternidad contribuye de forma significativa al gasto sanitario global, y la atención privada se considera un mecanismo para reducir el coste para los financiadores públicos. Sin embargo, los financiadores públicos pueden seguir contribuyendo a una parte del coste de la atención privada. El objetivo de este trabajo es cuantificar (1) el coste de la asistencia sanitaria materna y de la primera infancia para los diferentes financiadores durante los primeros 1000 días, tanto para las mujeres que dan a luz en hospitales privados como públicos; (2) cualquier variación en el coste para los diferentes financiadores según el tipo de parto; y (3) el coste del exceso de cesáreas en los hospitales públicos y privados de Australia.

Este estudio utilizó un conjunto de datos administrativos vinculados a toda la población y clasificó los costes según la fuente de financiación. Se presenta el coste medio de los partos en hospitales privados y en hospitales públicos del estado australiano de Queensland por período de tiempo y por tipo de parto. Se utilizó el modelo C de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para identificar la tasa óptima de cesáreas en función de factores demográficos y clínicos, y se utilizó un análisis contrafactual para identificar el coste para los diferentes financiadores si la cesárea se hubiera utilizado a esta tasa en toda Australia.

Coste del embarazo en un hospital privado sin seguro

En la segunda mitad del siglo XX, el parto hospitalario se había convertido en la norma en la mayoría de los países occidentales. El parto en el hospital ofrece control e intervenciones, muchas de las cuales salvaron la vida de las madres y los bebés. Al mismo tiempo, los partos se medicalizaron cada vez más -y algunos dirían que innecesariamente-.

Muchos dirían también que el péndulo de la intervención ha oscilado demasiado. Por ejemplo, entre 1970 y 2010, la tasa de partos por cesárea en EE.UU. se duplicó, pero (aunque ambos son bajos) el riesgo de que un bebé muera en el transcurso del parto no cambió, y el riesgo de que la madre muera aumentó ligeramente. En un esfuerzo por evitar una intervención aparentemente innecesaria, y buscando una alternativa al entorno de la sala de hospitalización, no es de extrañar que algunas mujeres hayan recurrido de nuevo al parto en casa.

No disponemos de los mejores datos para responder a esta pregunta. La forma ideal de responder sería un ensayo controlado aleatorio. Pero la parte aleatoria (el lugar del parto tendría que decidirse básicamente lanzando una moneda) sería inaceptable para la mayoría de las mujeres. Así que, en su lugar, las mujeres y sus médicos han tenido que recurrir a análisis a posteriori de grandes conjuntos de datos administrativos (por ejemplo, la información registrada en los certificados de nacimiento).

¿Cuánto cuesta dar a luz en un hospital privado en Australia?

No es raro que a mi secretaria le pregunte por teléfono una mujer embarazada que está comparando precios para decidir sobre la atención al embarazo: «¿Cuál es la diferencia entre la atención al embarazo privada y la pública?».

Es una pregunta muy comprensible. Una mujer recién embarazada está explorando las opciones para la atención de su embarazo, a menudo teniendo en cuenta las limitaciones económicas. Para la mayoría de las mujeres embarazadas, las únicas fuentes de información a las que puede acceder sobre este tema son las opiniones de las personas que conoce (incluida la familia), lo que lee en Internet y, si la última vez hizo públicas sus experiencias personales.

Los puntos de vista de los demás y las opiniones leídas en Internet reflejan las experiencias personales y los prejuicios personales de esa persona o lo que le han contado otros. Además, sus opiniones pueden reflejar un sesgo «político» personal sobre la asistencia sanitaria (pública o privada). Puede que no sean objetivas. Me sorprendería que la persona que opina tuviera un conocimiento completo y exhaustivo de las diferencias entre ser un paciente público o privado para la atención del embarazo. Siendo una obstetra muy ocupada que ha trabajado tanto en el sector público como en el privado y habiendo atendido miles de partos, estoy en muy buena posición para hacer esa comparación. Sí, tengo un sesgo personal a favor de la atención privada. Espero que lo que lea a continuación le ayude a entender por qué.