Conjuntivitis farmacia

Pomada para la conjuntivitis

La conjuntivitis infecciosa suele tratarse con colirios antibióticos como el cloranfenicol, que suele desaparecer en 2 ó 3 días. Pueden ser necesarios antibióticos más potentes si el cloranfenicol no funciona o si la infección está causada por Chlamydia. La conjuntivitis causada por el herpes se trata con un colirio antiviral que contiene aciclovir.

La conjuntivitis alérgica se trata con colirios o comprimidos que contienen antihistamínicos. Las gotas que contienen xilometazolina contraen los vasos sanguíneos del ojo para aliviar el dolor y el picor. En ocasiones, se recetan corticosteroides si el problema es grave. También debe evitar el contacto futuro con el alérgeno.

La conjuntivitis irritante (causada por algo que irrita el ojo, como un champú o un cuerpo extraño) suele desaparecer por sí sola. Si tiene algo en el ojo, como una pestaña o un insecto, puede sacarlo con un baño; si no, busque asistencia médica para que se lo quiten con cuidado.

Tratamiento de la conjuntivitis vírica

La conjuntivitis (infección ocular) es una enfermedad común que provoca el enrojecimiento y la inflamación de la fina capa de tejido que cubre la parte delantera del ojo (la conjuntiva).

Otros síntomas de la conjuntivitis son el picor y el lagrimeo de los ojos, y a veces una capa pegajosa en las pestañas (si está causada por una alergia). La conjuntivitis puede afectar a un solo ojo al principio, pero suele afectar a los dos al cabo de unas horas.

– El ojo entra en contacto con cosas que pueden irritar la conjuntiva, como el champú o el agua clorada, o una pestaña suelta que roza el ojo: esto se conoce como conjuntivitis irritante

La conjuntivitis alérgica suele tratarse con medicamentos antialérgicos, como los antihistamínicos. Si es posible, hay que evitar la sustancia que ha provocado la alergia. Es mejor no usar lentes de contacto hasta que los síntomas hayan desaparecido. Cualquier capa pegajosa o costrosa en los párpados o las pestañas puede limpiarse con un algodón y agua. Lavarse las manos con regularidad y no compartir almohadas o toallas ayudará a evitar su propagación.

Conjuntivitis gotas para los ojos amazon

La conjuntivitis, u «ojo rosado», es una enfermedad en la que la parte blanca del ojo se vuelve rosa o roja. Esto se debe a la inflamación de la capa externa transparente del ojo (conocida como conjuntiva) y del interior del párpado.

Aunque los adultos pueden desarrollar conjuntivitis, es mucho más común entre los niños. Suele ser contagiosa. Asegúrate de no compartir toallas o paños para la cara, y mantente alejado del preescolar, la escuela o el trabajo hasta que la secreción de los ojos haya cesado.

Se trata de un amplio grupo de afecciones alérgicas que implican la inflamación de la fina membrana que cubre el interior de los párpados y el ojo, conocida como conjuntiva. Las afecciones más comunes son leves y no afectan a la córnea, pero las más raras sí lo hacen y pueden poner en peligro la vista.

La conjuntivitis alérgica suele provocar síntomas leves o moderados, incluido el enrojecimiento, que responden a un tratamiento no farmacológico. Sin embargo, a veces los síntomas pueden ser extremadamente graves y debilitantes, con hinchazón de los párpados y las conjuntivas y una sensación de arenilla y ardor.

Conjuntivitis covídica

La conjuntivitis produce síntomas de intenso picor, ardor o arenilla bajo los párpados. El ojo u ojos afectados tendrán un aspecto rojizo; suele afectar a ambos ojos. Puede haber una secreción alrededor de los párpados, a menudo muy notable por las mañanas con los párpados pegados, y un pronunciado enrojecimiento general de la parte blanca del ojo. La afección durará probablemente entre siete y diez días, aunque a veces puede ser más larga.

Una característica importante de la conjuntivitis, y un síntoma que la distingue de otras afecciones oculares más graves, es que, aunque puede producir molestias, nunca produce dolor. Un ojo rojo y doloroso no es una conjuntivitis y debe ser remitido al médico inmediatamente. La conjuntivitis no afecta a la visión del ojo o los ojos afectados, aparte de un ligero desenfoque causado por el exceso de lágrimas o de secreción. Si la visión se ve afectada de alguna otra manera, debe consultar a su médico.

La conjuntivitis suele ser, aunque no siempre, el resultado de una infección en la membrana mucosa transparente («conjuntiva») que cubre la parte delantera del globo ocular. Esta membrana no sólo cubre la parte blanca del ojo, sino que también recubre la superficie interna de los párpados. Su finalidad es actuar como superficie protectora del blanco del ojo y como revestimiento húmedo del párpado. En su estado normal, no infectado, la conjuntiva permite que el párpado se deslice fácilmente sobre la superficie del ojo, ya que contiene muchas células que liberan moco, un líquido lubricante incoloro.