Hematoma subdural en ancianos

Hematoma subdural crónico en ancianos

El hematoma subdural crónico es una enfermedad predominantemente de los ancianos. Suele producirse tras un traumatismo menor. Hasta en la mitad de los casos no hay antecedentes de traumatismo craneal directo. Las manifestaciones más comunes son la alteración del estado mental y el déficit neurológico focal. El estado neurológico en el momento del diagnóstico es el factor pronóstico más importante. La morbilidad y la mortalidad son mayores en los ancianos, pero el pronóstico es bueno en los pacientes que se someten a una intervención neuroquirúrgica.

El hematoma subdural crónico (CSDH) es una colección encapsulada de sangre antigua, mayoritariamente o totalmente licuada y localizada entre la duramadre y la aracnoides. Virchow lo describió por primera vez en 1857 como «paquimeningitis hemorrágica interna». Posteriormente, Trotter propuso la teoría del traumatismo de las venas puente como causa de lo que denominó «quiste hemorrágico subdural». Desde entonces, el traumatismo ha sido reconocido como un factor importante en el desarrollo de los CSDH. Los hematomas subdurales agudos suelen producirse en adultos jóvenes, tras un traumatismo importante, a menudo asociado a una lesión cerebral estructural, y se presentan en un plazo de 72 horas. Por el contrario, los HSC suelen producirse en personas de edad avanzada tras una lesión trivial sin ningún daño en el cerebro subyacente y suele haber un periodo de semanas a meses antes de que se haga clínicamente evidente. Tiene una incidencia máxima en la sexta y séptima década de la vida. Fogelholm y Waltimo estimaron una incidencia de 1,72/100.000 al año, que aumenta de forma pronunciada a medida que avanza la edad hasta alcanzar los 7,35/100.000 al año en el grupo de edad de 70-79 años.1 Se espera que esta incidencia siga aumentando debido al continuo crecimiento de la población de edad avanzada.

Recuperación de ancianos con hematoma subdural

ResumenEl hematoma subdural crónico (CSDH) es una afección común en la población neuroquirúrgica de edad avanzada. Se cree que es el resultado de una combinación de traumatismo craneal seguido de una reacción inflamatoria en el espacio subdural que rodea el cerebro. Esto da lugar a la formación de una colección encapsulada progresiva de sangre y líquido que comprime el cerebro subyacente. El drenaje quirúrgico es el pilar del tratamiento, y la introducción de los drenajes subdurales ha reducido significativamente la recurrencia de la HSC y la morbilidad asociada. Existe un campo de investigación creciente en la HSC que tiene como objetivo definir las estrategias quirúrgicas óptimas y el papel de las terapias adyuvantes, como los esteroides.Palabras claveEstas palabras clave fueron añadidas por la máquina y no por los autores. Este proceso es experimental y las palabras clave pueden actualizarse a medida que el algoritmo de aprendizaje mejore.

Síntomas del hematoma subdural en los ancianos

El aspecto epidemiológico del hematoma subdural crónico (CSH) en los ancianos de 65 años o más se evaluó en la isla de Awaji, de unos 170.000 habitantes. La incidencia global de HSC fue de 13,1 por 100.000/año, 3,4 en menores de 65 años y 58,1 en ancianos. Los ancianos representaban el 17,7% de todos los habitantes. Si estas incidencias de HSC se extrapolan a todo Japón en el año 2020, la incidencia será de 16,3 por 100.000/año. Esto sugiere que la HSC puede convertirse en la afección neuroquirúrgica más común.

Esperanza de vida tras un hematoma subdural

El hematoma subdural crónico (HSC) es un trastorno en el que la sangre se acumula entre la duramadre y la aracnoides de las meninges que rodean el cerebro. Es más frecuente entre las personas mayores y suele estar provocado por un traumatismo craneal. Informamos de un caso de un paciente varón de 78 años al que se le había diagnosticado previamente un hematoma subdural en el hemisferio izquierdo sin motivo aparente y con antecedentes de hipertensión. Dos días antes de ser hospitalizado, presentó un síntoma de debilidad en las extremidades derechas. La TC sin contraste de la cabeza revela una lesión heterodensa en forma de media luna sobre la cara lateral del hemisferio izquierdo que mide 11x5x1 cm con efecto de masa al parénquima cerebral adyacente. Se realizó un drenaje con orificio de fresa para el paciente. Sus síntomas mejoraron después de la cirugía.

El hematoma subdural crónico (HSC), es una colección de sangre que se acumula en el espacio subdural, es una condición bastante común en neurocirugía, con una incidencia de alrededor de 5/100 000 de la población general y aumentó a 58/100 000 de la población para el grupo de más de 70 años.1 Hoy en día, la población de edad avanzada en los países desarrollados aumenta, por lo que la tasa de HSC también aumenta.1